Al terminar una relación amorosa parece tentador buscar a un o una suplente para el vacío que ha dejado nuestra ex pareja. En mi experiencia como terapeuta de rupturas, puedo ver que es una de las conductas que mis pacientes más intentan hacer después de terminar una relación.

Estas son algunas de las muchas razones por las que saltar de una relación a otra relación no solamente es una mala idea, sino que está contraindicado.

1.- El fantasma de tu ex: Si saltas de una relación a otra sin haber superado y elaborado correctamente el duelo de tu ex pareja, es probable que aún sientas presente a tu ex. Puede ser que compares a esta nueva pareja con todo lo que hacía o no hacía tu ex. De la misma manera en vez de ver de forma objetiva que la relación anterior no funcionó por algo comienzas a idealizar a tu ex y la relación.

2.- Haces más largo tu proceso de sanación: parte del proceso de elaborar correctamente un duelo tras una ruptura es poder ver la relación de forma objetiva. Si saltas de una relación a la otra, simplemente estás alargando lo inevitable. Puede ser que como paliativo la siguiente relación te sirve para distraerte del dolor un tiempo, pero inevitablemente el dolor que conlleva una pérdida llega.

3.- Arrastras y sumas duelos: Puede ser que sientas que pudiste olvidarte de tu ex con una nueva persona y que saliste intacto o intacta del duelo. Sin embargo, un fenómeno interesante es que en estos casos se acumulan los duelos y a veces lo más insignificante hace que la persona se conecté con el dolor de esa pérdida no elaborada y no sepa a qué se deba. O inclusive que la segunda relación termine y le caiga como agua de balde frío ambas pérdidas y se complique un poco más un proceso que de por si es complicado y no muy grato.

4.- Es injusto: Empezar una nueva relación sin haber superado tu relación anterior es injusto para la nueva persona y para ti. Nadie quiere dormir en la misma cama que su pareja y el fantasma de su ex. Saltar de una relación a la que sigue puede lastimar a una tercera persona que en verdad no tiene la culpa de que no hayas querido elaborar tu duelo de forma saludable.

5.- Repites patrones: Dicen que si no vas a terapia se te aparece el fantasma de tu ex en una nueva relación. Esto puede ser muy cierto porque al escoger nuestras relaciones repetimos patrones de forma inconsciente. Puede ser que decidas empezar terapia para identificarlos o que por tu cuenta propia así lo hagas. Tener un tiempo para ti después de una ruptura es una gran oportunidad para poder evaluar qué focos rojos ignoraste al principio de tu relación y al identificarlos difícilmente los repetirás en tu futura relación.

El duelo, duele. El terminar una relación ya sea por decisión propia o porque nuestra ex pareja así lo decidió es doloroso. Al elaborar un duelo tenemos diferentes opciones y la mejor no siempre es la más fácil. El periodo después de una ruptura es una oportunidad única para re-descubrirte, re-inventarte, re-construirte y ser una mejor versión de ti. Permítete sentir tristeza, enojo, frustración, miedo, confusión y todas las emociones que visites en el duelo. Absolutamente cada una de ellas es temporal y, a pesar de que a veces parecieran interminables, eventualmente pasan.

Como dice mi papá, “el tiempo todo lo cura, pero el tiempo necesita tiempo”. El duelo no es un proceso fácil, pero si lo elaboras correctamente saldrás siendo una persona más fuerte y más sana y, por ende, tendrás una relación más consciente y sana ya sea contigo misma o mismo o con alguien más.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario