Creo firmemente que existe una terrible confusión entre lo que es amor y lo que es codependencia, pues muchas de las ideas que se tienen sobre lo qué es amor en realidad son conductas codependientes que terminan lastimando a ambas partes que forman una relación, ya sea amorosa o de cualquier índole.

Erróneamente se cree que la codependencia es un fenómeno que se da únicamente en relaciones donde hay una persona adicta. Sin embargo, esto no es así. Cualquier relación puede ser codependiente con el simple hecho de que haya una persona codependiente en ella.

La base de la codependencia es el control. La persona codependiente intentará controlar y cambiar los comportamientos de la otra persona. Sin embargo esta manipulación se hará de forma sutil y a través de muestras de cariño. Melody Beattie, experta en codependencia, define a una persona codependiente como aquella que ha permitido que una conducta de otra persona le afecte, y que está obsesionada con controlar la conducta de esa persona. Es importante remarcar que lo que motiva a una persona a ser codependiente, es el miedo a perder el control o a sentir que puede perder a la otra persona. 

Es común que estas conductas se puedan confundir con el amor porque la persona codependiente utiliza muestras de cariño y atención para controlar o manipular a la otra persona, ya sea de forma consciente o inconsciente. Por ejemplo, una frase de una persona codependiente podría ser –le di todo y él/ella no hizo lo mismo por mí-. 

La diferencia entre amor y codependencia es que el amor se da y no se espera algo a cambio. Una madre no cuida y ama a su bebé esperando que el bebé la ame y le devuelva los cuidados. Sin embargo, en una relación, la persona codependiente hará todo por demostrar su “amor” o interés, pero no de forma incondicional, siempre lo hará esperando algo a cambio de la otra persona, aunque sea ser amada de regreso.

Cuando “amamos” esperando que nos amen de regreso, en realidad no es amor. El amor se da de forma incondicional. No esperes que tu pareja te ame porque tú le amas y no esperes que él o ella haga cosas por ti porque tú lo haces. Sin embargo, si estás en una relación donde tú amas y ese amor no es correspondido, tal vez deberías preguntarte –¿Qué hago en esta relación?–. 

Recuerda que para ti la persona más importante en una relación no puede ser tu pareja, debes de ser tú. Ámate a ti primero y al hacerlo no te pongas en relaciones de un solo sentido. Sí eres la única persona que está remando en tu relación y la otra persona no hace nada, fuera de pedirle que ponga de su parte, no puedes hacer nada para cambiar sus conductas porque de ser así estarías empleando la manipulación.

El amor es procurar la libertad de la otra persona sin esperar que se comporte de cierta forma y sin sentir que porque nos pertenece le podemos amar. Para poder evitar comportarte de forma codependiente, te invito a analizar los motivos de tu comportamiento. Algunas preguntas con las que puedes reflexionar estos motivos son ¿sientes que tienes que comportarte de cierta forma para que la otra persona haga o deje de hacer cosas? ¿esperas que la otra persona te sea recíproca con lo que tú haces y la forma en la que le amas y le ayudas? ¿sientes que si tú haces cosas por la otra persona entonces está en deuda contigo?Tómate un minuto para reflexionar tus respuestas. Si te interesa este tema te recomiendo el libro de Melody Beattie Ya no seas Codependiente (2019).

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario