Ex Novios del Mas Allá

Hace unos años me enamoré inmensamente de una persona. Comenzamos con una amistad, él estaba sanando de su relación pasada y yo era relativamente nueva en Los Ángeles y quería conocer gente. Por lo que pensamos que era la combinación perfecta para una amistad. Hasta que dejó de serlo. Cada quien organizaba un plan para enseñarle a la otra persona un cachito de su mundo. Yo me envolví en el suyo y él comenzó a ser parte del mío.

Hablábamos todo el día y toda la noche hasta que fue evidente que la atracción era indudable. Tuvimos la conversación en la que coincidimos que valía la pena intentar una relación y así lo hicimos. Yo cada día me enamoraba más de él y sentía como él me veía con sus inmensos ojos turquesas y me gustaba el reflejo que veía en ellos. Hasta que un día me paró en seco, de la nada me dijo que necesitaba tiempo porque estábamos demasiado involucrados y él seguía sin sanar sus heridas.

¿Qué?, ¿tiempo?, pero si apenas nos estábamos conociendo. Me llené de miedo y le dije que no podía dárselo porque yo no creía en tiempos. Terminamos bien, sin dramas ni enojos, es más, esa noche caminamos de la mano horas por Culver City despidiéndonos y antes de irse nos abrazamos por más de 10 minutos y se cerró la puerta trás de él. Yo fui al punto más lejano de la puerta para poder llorar y en caso de que él regresara no me escuchara, pero no lo hizo.

En mi inmensa arrogancia yo pensé que volvería y por 6 meses esperé que regresara. Hasta que comencé a aceptar que nunca sabría nada más de él y por más que me resistía, los recuerdos se me comenzaron a escapar. Primero olvidé su voz y los recuerdos quedaron en silencio, después olvidé su risa, poco a poco olvidé su olor y así los recuerdos se hicieron escasos en silencio y a media luz. Dejó de ser lo primero que pensaba al despertar y lo último antes de ir a dormir y así lo solté y dejé de pensar en él.

Pasó un año y medio después y recibí un mensaje que decía “Pensando en ti ¿cómo estás?”. Sinceramente no tenía idea quién era y después de un intercambio de mensajes me dijo que era él. Un año y medio después regresó, ¿acaso podríamos retomar algo después de tanto tiempo?

Lo que pasó después me sorprendió, lo escuchaba pero no lo encontraba a él. Lo veía, pero no era él. No podía encontrar a la persona de quien me había enamorado, ni siquiera al amigo que alguna vez fue. Veía sus ojos turquesa y por alguna razón habían perdido su brillo y los veía como cualquier par de ojos verdes. Estaba confundida y no sabía qué pasaba.

Después de tanto tiempo lo había bajado del pedestal y por ende podía verlo con más claridad. 

Probablemente el tiempo de separación nos había convertido en dos personas completamente distintas a las que se despidieron esa noche de octubre hace casi dos años atrás. No me gustaba lo que decía, lo que hacía, ni cómo lo hacía. Era como revivir una escena de la película “Practical Magical”, en la que Nicole Kidman con sus poderes de bruja resucita a una ex pareja de la muerte. Era el mismo cuerpo, pero habitado por alguien más. Así me sentía yo con él, ¿quién era esta persona? y ¿qué había pasado con esa persona con la que me había sentido tan conectada? Decir que salí corriendo sería una atenuación. No podía creer todo el tiempo que había invertido pensando en él y en su regreso.

Una vez que me cayó todo como balde de agua fría decidí acudir a mi refugio favorito, los libros. Quería entender qué había pasado y por qué había sido el cambio tan drástico como para que no pudiera reconocer a la persona había regresado. Entonces entendí que cuando una relación termina, aunque la persona regrese nunca regresa la persona que se fue, porque estamos todo el tiempo en constante cambio. A veces fantaseamos con regresar a una relación que terminó, de hecho es una de las cosas que más me piden cuando trato casos de ex parejas, —¿Cómo puedo regresar con mi ex?—. A decir verdad, si la relación terminó, terminó y es importante sanarse y si es necesario hay que llorarle, pero si decides regresar con tu ex pareja te recomiendo que estés consciente que estás empezando una nueva relación con alguien que crees conocer pero aún te queda mucho por descubrir. 

Más de una vez he escuchado —Pero ya no es la persona de quien me enamoré— y es verdad, pero tú tampoco lo eres. Estamos en constante cambio y si deseas que regrese tu ex pareja abre bien los ojos y bájale del pedestal, porque puede regresar como una ex pareja del más allá.

Si te interesan estos temas te recomiendo escuchar mi Podcast que lo puedes encontrar en Spotify, Apple Podcast o Youtube. Si este tema te interesa particularmente, te recomiendo el episodio #14 “Supera el querer regresar con tu ex”. También puedes encontrarme en Instagram donde todas las semanas comparto información de relaciones, sexo y amor propio. De todos modos nos leemos aquí la próxima semana.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario