Amar es un acto de valentía

El rechazo en el amor es uno de los temas más recurrentes que trabajo en el consultorio. Ya sea porque una persona ha sido rechazada o porque teme ser rechazada en el amor.

El miedo al rechazo se manifiesta como temor a que la persona a la que amamos nos deje de amar, o temor de que el amor que sentimos por alguien nunca sea correspondido. Inclusive, he trabajado con personas que deciden no amar y protegerse a causa del miedo tan inmenso que tienen al rechazo. 

Amar es el acto de valentía más grande que hay, pero ¿qué pasa cuando nos atrevemos a amar y no sale como lo queríamos?, ¿qué pasa con el temible rechazo en el amor?, ¿y qué hacer cuando el amor no es correspondido?

Recuerdo la primera vez que mi amor fue rechazado, yo tenía 15 años y después de cortar y regresar varias veces, mi primer novio me paró en seco, mi primer novio me rechazó. No sólo estaba enamorado de alguien más, estaba enamorado de mi mejor amiga. Mi corazón se rompió en mil pedazos, pero gracias a Dios el corazón solo se nos rompe por primera vez una vez en la vida. Fue una experiencia tan enriquecedora que aún sigo aprendiendo de ese rechazo y los que le han seguido.

Por lo general vemos el rechazo en el amor como un fracaso y uno de los mitos más erróneos que existen, es que el fracaso es lo contrario al éxito y que es permanente, pero esto no es así. Mucho menos en el amor. A pesar de que el rechazo en el amor se siente como el fin, no lo es. Un corazón eventualmente sana y el amor siempre regresa.

Sin duda, lo mejor que nos puede pasar en la vida es amar y que este amor sea correspondido, pero lo segundo mejor que nos puede pasar es que este amor no sea correspondido. Debemos cambiar el concepto de rechazo por redirección, ya que en realidad lo que estamos perdiendo es meramente una idealización del futuro a la que nos aferramos. El rechazo nos ayuda a soltar esa idealización y nos redirecciona un paso más cerca de donde queremos llegar. 

Por otro lado, es fácil tomarnos el rechazo como algo personal. ¿Qué hice mal?, ¿qué me faltó?, ¿qué me sobró? La realidad es que no hay nada mal contigo y el que una persona no quiera estar a tu lado no dice nada de ti, sino de la otra persona. Tampoco hay que comprarnos la idea de que al rechazarte, esa persona se está perdiendo todo lo increíble que eres, porque a mí me han dicho eso y en algún lugar lo he leído y la idea no termina de convencerme. No me convence porque la manera en que las demás personas nos ven, no dice nada de nuestra persona, sino de lo que cada quien busca, quiere y proyecta en nosotras o nosotros. Seguramente todos somos increíbles de diferentes maneras, pero eso no significa que lo seamos para todas las personas. 

Como es costumbre, me encanta hablar en analogías y la manera en la que platico del rechazo con mis pacientes es con la analogía de una heladería. A mí, en lo personal me encanta el helado, puedo comerlo de cualquier sabor, aunque mi favorito es el de chocolate. Pero en ocasiones he llegado a la heladería con antojo de cualquier sabor, excepto de chocolate, ¿acaso podríamos decir que hay algo mal con el helado de chocolate?, claro que no, pero en ese momento no quiero chocolate, así como tampoco podríamos decir que hay algo mal con ningún otro sabor los días que sí elijo el de chocolate. Existen personas a las que en general ni siquiera les gusta el helado, pero eso no significa que haya algo mal con el helado. Solo hay gustos, necesidades, intereses, historias y demás factores que influyen en lo que cada persona quiere. 

Por lo que si a ti te han rechazado en el amor, mi recomendación es que no te aferres en que la otra persona vea tu valor para que tú puedas ver tu valor. No hay nada mal contigo porque alguien te rechaza o no te corresponde. El que una persona decida estar contigo o no, nada tiene que ver con tu valor. Es importante reconocer nuestro valor independientemente de si alguien más lo puede ver o no.

Si te interesa este tema, te recomiendo el episodio X de mi podcast “Supera el miedo al rechazo en el amor” que puedes escuchar en Spotify, Apple Podcast y Youtube. De todos modos aquí nos leemos la próxima semana en otro artículo.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario