Probablemente cuando piensas en el término “juguete sexual”, la primera imagen que te viene a la mente sea la de un dildo con forma fálica e incluso de apariencia intimidante. Sin embargo, en los juguetes sexuales hay una diversidad impresionante en tamaños, formas y funciones. 

En esta ocasión les hablaré sobre la diferencia entre dildo y vibrador, que anteriormente se conocía como consolador, un término que quedó completamente vetado ya que es inapropiado y erróneo pues no está “consolando” a nadie. Dicho esto, es importante aclarar que un dildo y un vibrador son dos cosas diferentes. 

¿Qué es un dildo?

Un dildo es un juguete sexual que por lo general no tendrá vibración propia. Otra característica del dildo es que comúnmente tienen forma fálica. Sin embargo, cada vez hay más diversidad, como dildos en forma de dragón, otros en forma de helado o dildos de doble cabeza. Generalmente, el dildo se utiliza para penetración, ya sea vaginal, anal o por la boca, sin embargo la forma en la que se utilizan varía y depende de la imaginación de las y los usuarios de un dildo.

Los dildos no son ninguna novedad, ya que hay registro de ellos desde la época paleolítica y eran creados de diferentes materiales, como madera, piedra o hueso.

Una pregunta con la que me he topado bastante es “¿Cómo puedo hacer mi propio dildo?”. Esto no es algo que yo recomiende, ya que uno de los puntos más importantes al momento de escoger cualquier juguete sexual es el material, pues un material poroso puede acumular bacteria y causar alguna irritación o infección, por eso siempre recomiendo comprar juguetes de silicona médica (es tu cuerpito, cuídalo).

¿Qué es un vibrador?

Como lo dice su nombre, un vibrador vibra y estos tampoco son novedad. De acuerdo con Philippe Brenot, psiquiatra y antropólogo, Cleopatra fue la creadora del primer vibrador. Este vibrador consistía en un papiro enrollado con abejas en su interior y con el revoloteo de las mismas creaba una vibración. Sin embargo, en 1880 esta modalidad de juguete sexual se utilizó de una forma completamente diferente, puesto que se comenzó a utilizar como un remedio médico y se promovía como cura para diferentes males, desde el dolor de cabeza hasta la pérdida de peso. El vibrador se estigmatizó y su reputación cambió entre 1920 y 1950 ya que fue muy utilizado en videos pornográficos. 

Los vibradores pueden variar en su tamaño, forma y uso. Pueden ser para uso externo o interno. Los vibradores de uso externo sirven para estimular el órgano sexual más largo que tenemos, que es la piel, principalmente en las zonas erógenas, como los labios internos, los labios externos, el clítoris, los pezones, el ano o el periné.

Por otro lado, los vibradores internos que son por lo general en forma fálica o en forma de huevo, sirven para ser introducidos por el canal vaginal o por el ano. Los vibradores además de estimular la piel y los genitales externos, también estimularán el clítoris (de forma indirecta) y el punto G. 

Los dildos y los vibradores sólo son dos opciones en una vasta y diversa lista de juguetes sexuales que hay en el mercado, siendo de los más populares y utilizados. 

Ahora que ya sabes la diferencia entre ellos y que te empapaste un poquito de los distintos usos que tiene cada uno, te invito a que explores la parte más bonita de la sexualidad que es explorar con ellos por tu cuenta. Recuerda que tu imaginación es el límite y el placer es personal, así es que siempre puedes encontrar nuevas formas de utilizarlos para poder conectar con tu placer y/o el de tu pareja.

Recuerda que si te interesan estos temas puedes escucharme todos los miércoles en mi podcast “Superalo Por Favor”, disponible en las diferentes plataformas como Spotify, Youtube o Apple Podcast. También comparto información relacionada en mi instagram @eva_latapi. De todos modos, nos leemos la próxima semana en otro artículo, aquí en el blog.

Referencias:

https://unboundbabes.com/blogs/magazine/difference-between-vibrator-and-dildo